Escucha segura: volumen y pérdidas auditivas

hearing-loss-blogMatt Brady todavía tiene dificultades auditivas. En 2009 sufrió daños auditivos irreversibles escuchando música con sus auriculares mientras hacía ejercicio en casa, a un volumen tal que sus padres podían oírlo desde el piso de abajo. Poco después, Matt empezó a tener dolores de cabeza, y perdió el oído. Hoy, Matt oye de nuevo pero tiene dificultades para mantener una conversación en ambientes ruidosos como restaurantes o grupos de discusión.

Actualmente más de 43 millones de personas de 12 a 35 años de edad sufren deficiencias auditivas discapacitantes y 1 100 millones más de jóvenes en el mundo entero corren el mismo peligro debido a costumbres de escucha poco seguras.

Hace poco, el Sr. Brady pronunció un discurso en la Joint Stakeholders’ Consultation for Safe Listening Devices organizada por la OMS y la UIT. La UIT se entrevistó con Matt para saber de su experiencia y pedirle consejos para las personas que suelen escuchar música a todo volumen.

¿Qué sensación le dio pronunciar su discurso en la Joint Stakeholders’ Consultation for Safe Listening Devices de la OMS y la UIT, y compartir su experiencia?

Fue una impresión muy fuerte. Estoy convencido de que la educación y la sensibilización es la mejor manera de informar a los jóvenes de que la escucha prolongada de aparatos musicales a alto volumen puede tener consecuencias muy graves. Esta oportunidad de contar mi historia a las personas que encabezarán ese cambio es muy importante para que sepan que este problema es real y afecta a muchas personas.

¿Qué le ocurrió exactamente?

Francamente, me resulta muy difícil describirlo porque todavía no estoy seguro de lo que ocurrió. Ese día, cuando paré de escuchar música, me dolía la cabeza y no podía oír. Esa sensación duró casi todo el día y, durante el resto del verano, observé que me seguían doliendo los oídos y la cabeza y que empezaba a tener dificultades para oír en ambientes ruidosos, lo que era una novedad para mí.

¿Pudieron los médicos diagnosticar fácilmente que sus daños auditivos se debían a que había escuchado música demasiado fuerte?

¡En absoluto! Transcurrió casi un año entre el momento en que me percaté del problema y el momento en que un médico pudo relacionar ambas cosas de manera concluyente. Muchos médicos, mi pediatra, mi neurólogo y varios otorrinolaringólogos, fueron incapaces de determinar por qué había perdido el oído, en parte porque todas las pruebas que me hicieron daban resultados normales. Tuve que esperar a consultar a un especialista que comprendía realmente la relación entre el ruido y la pérdida de audición, que me confirmó que mi aparato musical había causado esos daños.

¿Y qué consejo daría a todos los que escuchan música demasiado fuerte?

Les suplicaría que no pusieran el volumen demasiado fuerte: aproximadamente 50% del volumen máximo es un nivel seguro, y no es demasiado bajo para disfrutar de la música. Escuchad con inteligencia y si queréis escuchar durante mucho tiempo, no pongáis el volumen al máximo. No me gustaría que mi generación se volviera dura de oído con la edad, y considero que la educación es la manera ideal de ayudar a comprender que hay un problema, ser consciente de que la solución es fácil, y hacer lo necesario para proteger los oídos a largo plazo.

Este blog es una versión editada de la entrevista del Sr. Brady sobre la escucha segura. Vea la entrevista completa a continuación (Sólo en inglés).

 

 

Nota de la UIT

La UIT participa en varias actividades destinadas a promover el acceso de personas con discapacidad a las TIC.

La Cuestión 20 de la Comisión de Estudio 1 del UIT-D trata del ‘acceso a los servicios de telecomunicaciones y a las tecnologías de la comunicación y la información (TIC) para las personas con discapacidad y con necesidades especiales’. Véase más información aquí.

La Cuestión 26 de la Comisión de Estudio 16 del UIT T, “Accesibilidad a los sistemas y servicios multimedios”, continúa los trabajos de normalización internacional del UIT-T sobre accesibilidad, iniciados en los años 90 con la Recomendación V.18 (recomendación del UIT-T sobre un teléfono de texto multifunciones). Véase más información aquí.

La Cuestión 4 de la Comisión de Estudio 2 del UIT T, ‘Factores humanos para mejorar la calidad de vida a través de las telecomunicaciones internacionales’ tiene por objeto atender a las necesidades en materia de telecomunicaciones/TIC de todos los miembros de la sociedad, incluidas las personas mayores y personas con discapacidad, a fin de maximizar la accesibilidad y utilización de servicios y productos de telecomunicaciones/TIC. Véase más información aquí.

La UIT aprobó recientemente una norma sobre tecnología avanzada de radiodifusión sonora. La Recomendación UIT-R BS.2088-0 tiene por objeto obtener servicios de radiodifusión con un sonido avanzado que creen una impresión de escucha próxima a la vida real. Véase más información aquí.

Información adicional: La Asamblea de Radiocomunicaciones (AR‑15), que tuvo lugar antes de la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones (CMR-15), reconoció el trabajo que realiza el Sector de Radiocomunicaciones (UIT-R) para proteger y defender las necesidades de las personas con discapacidad y las personas con necesidades especiales. Pidió al UIT-R que continuase sus estudios e investigase la accesibilidad en el desarrollo de dispositivos y aplicaciones, al tiempo que promovía la compatibilidad de nuevas tecnologías. El UIT-R llevará a cabo esos estudios en colaboración con los Sectores de Normalización y de Desarrollo de la UIT, en consulta con personas con discapacidad y con necesidades especiales.

 

%d bloggers like this: