¿Cómo pueden apoyar las TIC un desarrollo financiero sostenible?

shutterstock_288294989

La comunidad internacional abrirá paso a una nueva era de desarrollo mundial cuando se reúna para analizar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en septiembre de este año. La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Financiación para el Desarrollo, que tuvo lugar en Adís Abeba (Etiopía) esta semana, examinó las inversiones financieras y políticas necesarias para apoyar la ambiciosa agenda a partir de 2015 que, en su forma actual, comprende objetivos tales como igualdad de género a escala mundial, acceso universal de los niños a la enseñanza y fin de la pobreza mundial en 2030.

Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) son facilitadores transectoriales y catalizadores de esos tres pilares del desarrollo sostenible, y forman parte integrante del desarrollo financiero sostenible. Su ubicuidad en la sociedad actual los convierte en potentes motores del crecimiento económico y el desarrollo.

El potencial de los mecanismos y procesos innovadores que utilizan las TIC para implementar soluciones de financiación y de desarrollo sostenible es infinito. Ejemplo de ello son las innovaciones informáticas de la banca móvil desarrolladas en África, por africanos para africanos, pero que deben compartirse con el mundo. Muchas personas no tienen oportunidades financieras en los sistemas tradicionales, pero la integración financiera digital, impulsada por iniciativas de dinero móvil, tiene la capacidad de apoyar el pleno empleo, la erradicación de la pobreza, la estabilidad de precios y equilibrios fiscales sostenibles para que los beneficios del crecimiento lleguen a todo el mundo, especialmente a los pobres. Por otra parte, la microfinanzas y los créditos son fundamentales para micro, pequeñas y medianas empresas, especialmente en zonas rurales y, en particular, para las mujeres. Un apoyo adicional de instituciones financieras multilaterales podría facilitar aún más la consecución de todos esos objetivos. Ahora bien, un acceso y una asequibilidad desiguales de las TIC ha creado una “disparidad digital” entre países desarrollados y en desarrollo, y sigue siendo un obstáculo fundamental al desarrollo mundial. El acceso a Internet aumenta cada año en todo el mundo, pero un 75 por ciento de la población de los países en desarrollo (4 000 millones de personas) siguen sin estar en línea, en comparación con un 15 por ciento (200 millones) en los países desarrollados.

Se observa además una brecha omnipresente en materia de género, ya que 200 millones menos mujeres que hombres tienen acceso a Internet y se prevé que esa cifra rebase los 350 millones el año que viene. Sumadas unas a otras, esas “disparidades” tienen ramificaciones negativas para la sociedad y la economía en general.

Según estudios recientes, si la proporción de personas conectadas en los países en desarrollo fuera la misma que en los países desarrollados, se crearían 140 millones de empleos y 160 millones de personas saldrían de su pobreza. Por cada aumento del 10 por ciento de la penetración de la red de banda ancha en un país, el Banco Mundial estima un crecimiento del PIB de aproximadamente 1,8 por ciento, sin contar las ventajas de una mayor integración social y la sostenibilidad medioambiental que permiten esas redes. Para que las TIC cumplan su función transformadora, debemos seguir apoyando las iniciativas de creación de infraestructuras y capacidades que aumenten el acceso a Internet, a fin de que los beneficios de las TIC puedan extenderse en todo el mundo y contribuir a actividades de desarrollo sostenible.

La universalidad de las TIC puede generar importantes sinergias entrecruzadas entre distintos sectores. Apoyar y fomentar la participación en programas STEM, y garantizar un acceso equitativo de las mujeres y las niñas en la capacitación tecnológica puede impulsar espectacularmente la igualdad de género (Meta 5); el desarrollo tecnológico en el sector agrícola puede aumentar la productividad y por lo tanto mejorar la seguridad alimentaria (Meta 2); y las TIC pueden facilitar la creación de registros de nacimiento digitales y promover así un registro universal de los nacimientos en 2030 (Meta 16.9). Por consiguiente, las TIC pueden y deben utilizarse para implementar los 17 ODS propuestos y la mayoría de las metas.

Nos aproximamos a septiembre y tenemos la oportunidad única de reunir los tres pilares del desarrollo sostenible y fortalecer la Sociedad de la Información antropocéntrica de la que tanto dependemos. No debemos dejar pasar esta oportunidad.

En una entrevista para la UIT desde la Tercera Conferencia Internacional sobre Financiación para el Desarrollo en Adís Abeba, Etiopía, Gary Fowlie nos habla de la financiación para el desarrollo y de por qué las TIC son esenciales para la agenda del desarrollo sostenible después de 2015. También puede escuchar el podcast .

Gary Fowlie
Gary-Fowlie

Gary Fowlie es el Jefe de la Oficina de Enlace de la UIT ante las Naciones Unidas en Nueva York, donde promueve activamente las TIC como herramienta de capacitación y desarrollo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: